Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos. Pídelo en Formulario de encargos
Últimos comentarios
Sin comentarios
Buscar en el blog

El agua micelar, ¿eso qué es lo que es?

EL AGUA MICELAR,

¿eso qué es lo que es?                                        



Cada vez más usada, cada vez más marcas se lanzan a producir este limpiador, cada vez más competencia y abaratamiento de producto... pero sigue sin ser conocido por el gran público.

El agua micelar no es más que lo que en química se conoce como un coloide, que es un sistema con dos fases de materia, es decir, que hay, al menos, dos productos en la mezcla final que son fases distintas. Cuando las dos fases son líquidas, se trata de una emulsión.

Así que en nuestra agua micelar hay una fase líquida formada por agua en la que se disuelven algunos productos hidratantes y de higiene diaria y otra fase, oleosa (es un aceite), que está formada por micelas. Una micela es cada una de las bolitas que vemos en un bote cuando metemos agua y un poco de aceite y agitamos. Se forman bolitas de aceite. Pues las micelas son como esas bolitas, pero con algunas diferencias, claro. Para empezar, las bolitas de aceite son aceite puro, por dentro y por fuera, por lo que tienden a unirse y, al cabo de un rato tras la agitación, volvemos a tener el agua debajo y el aceite encima. Las micelas, en cambio, son hidrófobas por dentro (el interior de la bolita no quiere ni oír hablar del agua) y por fuera son hidrófilas (que les encanta el agua, por lo que están tan a gusto y no se unen a otras micelas ya que están en contacto con el agua y ahí están a gusto).

¿Qué ocurre cuando usamos agua micelar al final del día para limpiarnos la cara? Pues, como hemos visto, hay dos fases que se van paseando por nuestra piel. La fase acuosa va disolviendo algo de suciedad (la suciedad que se disuelve en agua) y la fase oleosa hace lo propio con la suciedad o el maquillaje que sí se disuelve en grasa y que no se disuelve en agua (por eso se usa acetona para limpiar las uñas, porque disuelve la grasa y se lleva la pintura).

En el caso de limpiar la cara, las micelas (que por dentro les encantan los aceites y por fuera no), al entrar en contacto con cualquier producto graso, lo introducen dentro de sí mismas y no lo dejan salir. Bueno, no es que no lo dejen salir, es que la grasa esa no quiere salir porque está muy bien dentro de la micela, que es su sitio natural. Es algo parecido a cuando las gotitas de aceite se reunían de nuevo todas tras agitar el bote que antes mencionamos.

Al final del día, en la cara tenemos la sudoración propia de la piel, restos de maquillaje (si lo hemos usado), la grasa que ha generadonuestra piel a lo largo del día, la suciedad que se nos ha ido acumulando del aire y un largo etcétera del que mejor no enterarnos. Baste con saber que tenemos suciedad de tipo hidrófilo (sudor) y hidrofóbico (la grasa). Así que el agua micelar, en un solo acto, consigue tres beneficios:

Limpia: ambas fases arrastran suciedad, de todo tipo, y se queda en el algodón con el que limpiamos la cara.
Tonifica: el segundo paso pero no el menos importante ya que de él depende la hidratación posterior. Hace que se eliminen las impurezas y se deje la piel limpia y receptiva para la hidratación.

Hidrata: la fase principal es acuosa y está hecha para hidratar, por lo que es un hidratante básico.
Así que, por su inocuidad (no contiene abrasivos ni productos que puedan dañar la piel excepto alergia específica a alguno de sus componentes, algo muy muy infrecuente), por su composición y por su facilidad de uso, es un producto que se debe usar dos veces al día (por la mañana eliminamos la grasa del sudor y exfoliamos las células muertas de la piel y por la noche la suciedad acumulada del día) para mantener una piel fresca y joven.

La pueden usar personas con pieles secas, mixtas o grasas, maquilladas o sin maquillar, hombres y mujeres, jóvenes (estamos limpiando, nada más) y mayores, pieles sensibles, atópicas o normales...

Ventajas: no necesita un aclarado posterior; apto para casi todo tipo de pieles; puede usarse a cualquier edad; tres pasos en uno solo, facilitando la tarea de limpiea facial que a veces puede dar pereza.

Inconvenientes: no limpia bien los maquillajes waterproof o de larga duración (por su composición químimca, estos maquillajes resisten bien las aguas micelares y necesitan un desmaquillante más potente o incluso específico); si se es alérgico a alguno de los componentes del agua.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor inicia sesión para publicar un comentario.

Menú

Cuenta

Inicio

Ayuda

Para contactar con nosotros pulsa una de las siguientes opciones:

Chat online

WhatsApp: 643217994

Teléfono: 959550055

Email: info@farmaciavizcaino.com

¿Quieres ver el estado de tu pedido?

Localiza tu pedido

959550055

643217994

aaa